header image

Libertad para la formación de nuestros hijos

Respuesta de Hernán Ballesteros a un artículo publicado en 'Hoy'

2014-09-25
"La educación que debe poner el Estado a disposición de los ciudadanos, tan solo debería ocuparse de dar una formación académica de calidad, que ofrezca las mejores garantías y resultados, la educación la da cada familia en su casa"

Libertad para la formación de nuestros hijos

Respuesta de Hernán Ballesteros a un artículo publicado en 'Hoy'

Libertad para la formación de nuestros hijos
Hace unos días se publicó en este periódico un artículo, donde se denominó a los centros educativos que aplican la formación diferenciada (no mixta) como «escuelas segregadas». Utilizar este término para referirse a estos centros demuestra gran desconocimiento de esta opción formativa, a la que intenta relacionar con la violencia machista, llegando su autora a afirmar que deberían prohibirse este tipo de colegios y por supuesto excluirlos (si no es posible prohibirlos) de cualquier tipo de ayuda o concierto. En primer lugar, deberíamos saber el significado de «segregar». Según la RAE: separar o apartar algo de otra cosa - separar y marginar a una persona o a un grupo de personas por motivos sociales, políticos o culturales - secretar, excretar, expeler. Resulta por tanto capcioso denominar con el término «segregación» esta opción formativa, que consiste en que nuestros hijos se formen académicamente en centros diferenciados por sexos, cuyo único objetivo, lejos de ser la marginación o discriminación, es el de obtener las mejores condiciones para optimizar su formación. 

Contrariamente a lo anterior, un claro ejercicio de segregación lo practican quienes se obstinan en no dar libertad a los padres para que elijan la educación que prefieren para sus hijos, marginando y obligando a quienes optamos por este sistema a acudir a un colegio privado o resignarnos a no poder ofrecérsela a nuestros hijos. 

Afirma, erróneamente, que los trabajos que demuestran mejores rendimientos académicos están realizados en colegios de élite, conclusión contraria a numerosos estudios realizados por entidades de prestigio y la práctica en escuelas públicas de varios países de nuestro entorno, a los que se puede acceder vía internet. 

Concretamente EE UU, con el objeto de disminuir la tasa de fracaso escolar, ha desarrollado un plan denominado «single sex», que ha puesto de manifiesto que este tipo de formación disminuye las diferencias sociales. En 2001, se aprobó la Ley «No Child Left Behind Act» (Que ningún niño quede atrás), que hizo posible que los centros de educación pública incorporaran programas de formación diferenciada. En menos de 10 años los centros públicos de estas características superaron el medio millar, con resultados muy positivos.  

Leer más >>>
Fuente: HOY
"La educación que debe poner el Estado a disposición de los ciudadanos, tan solo debería ocuparse de dar una formación académica de calidad, que ofrezca las mejores garantías y resultados, la educación la da cada familia en su casa"

TWITTER