header image

Rompiendo estereotipos

Rompiendo estereotipos

La educación diferenciada se muestra efectiva para la libertad personal en la asunción de roles considerados propios del otro sexo, minimiza los estereotipos y abre la puerta a la elección de materias consideradas tradicionalmente de “chicas” o de “chicos”, con menos presiones sociales.

Una problemática común que se da en las aulas europeas es la presencia de una ‘cultura’ de los chicos y otra distinta de las chicas. Ellos y ellas tienden a adoptar unos roles y normas implícitos que les identifican con el grupo de su sexo, creándose unos estilos de actuación más bien poco académicos y cargados con el bagaje de estereotipos sexistas que traen del exterior de la escuela.

En una escuela diferenciada, si está bien gestionada, se normalizan, se permiten muchas más maneras de ser hombre o mujer.

VENTAJAS PARA CHICAS

La educación diferenciada ofrece a las alumnas un entorno de aprendizaje más libre de presiones sociales. Las chicas pueden experimentar con más libertad las asignaturas tradicionalmente consideradas “de chicos”, ver de qué son capaces y ganar en autoestima y ambición académica. Aprender en un entorno que minimiza los efectos indeseados de los estereotipos de género contribuye a descubrir y apuntalar la personalidad y permite ampliar las preferencias y vocaciones profesionales de las jóvenes.

En una escuela de chicas con profesoras, éstas constituyen un modelo femenino que incluirá actividades como la tecnología o la competición deportiva. Además las mejores estudiantes en todos los ámbitos académicos serán chicas y, por tanto, adecuadas para servir de modelo al resto.

VENTAJAS PARA LOS CHICOS

El sociólogo estadounidense Cornelius Riordan apunta: "El primer aspecto a considerar de la escuela diferenciada es el hecho de que provee a chicas y chicos de mejores modelos de éxito personal para cada sexo. Las escuelas diferenciadas pueden ser especialmente beneficiosas para las chicas, ya que las mejores estudiantes en todos los ámbitos académicos serán chicas y, por tanto, adecuadas para servir de modelo. Además, el profesorado en las escuelas femeninas suele ser femenino. Algo parecido se puede decir de las escuelas masculina, en ellas se presentan más modelos pro académicos de sexo masculino, legitimando el ser buen estudiante a pesar de ser hombre"

Fuentes

Indicator D5. Who aret he teachers? Education at a Glance 2012 OECD Indicators Enlace
Diferencias de género en los resultados educativos: medidas adoptadas y situación actual en Europa. Eurydice, 2009 Enlace

TWITTER